Saludable o no saludable, esa es la gran cuestión. Queremos emular a los grandes héroes. Soñamos con sus grandes hazañas, lamentablemente no nos apellidamos Journet, Hernando, gomez noya, y tantos otros que cada día desafían los límites del cuerpo humano.
Cada fin de semana miles de corredores invaden carriles, senderos, montañas y por más carreras nuevas que salgan, se llenan y cuidado con no apuntarte cuando sale la inscripción porque corres el riesgo de quedarte fuera. Siguiendo en la línea de lo saludable, ¿qué porcentaje de ellos no tendrían que asistir a la carrera?; Si tenemos en cuenta su poca preparación, los desniveles brutales que tienen algunas y el acumulo de otras tantas carreras…. Posiblemente cualquier entendido diría que sobre un 70 % de los corredores no estaría apto para hacer la prueba.
Así que “corredor” deja tus bártulos ese fin de semana. Olvidate de esas frases míticas “que tanto daño están haciendo” como “el dolor se pasa pero el orgullo es para siempre” y tantas otras por el mismo estilo. Mejor prepárate para lo que es saludable de verdad.
Levántate el lunes y patéate las calles de cualquier polígono entregando currículos para encontrar un trabajo, eso es saludable. Si tienes trabajo, bien, la mayoría trabajamos de 9 de la mañana a 9 de la noche, con un descanso en medio para reponer un poco, eso es saludable. Tienes que juntar dinero para hipoteca, luz, agua, teléfono, alimentar a los tuyos y alguna cosa más, dicen que el trabajo es salud, lo que no sabemos son las condiciones de ese trabajo y el trabajo que cuesta llegar a fin de mes. Eso es saludable.
Permítanme que elija lo no saludable. Dejarme que salga a entrenar cuando quiera y en el horario que me apetezca dentro del poco disponible que me deja mi vida saludable. Por la madrugada, al mediodía o de noche y si algún día el trabajo no me permite salir dejarme que me tumbe en el sofá y sueñe con la siguiente carrera.
Permitirme que me apunte a cuantas carreras quiera, ya sean de 10 o de 100 kms, de asfalto o de montaña pero concederme la libertad de elegir. Dejarme que en mi mente resuenen esas frases envenenadas porque son las que alimentan mi espíritu. Quiero sentir el frío, la lluvia y el viento, mis pies heridos y las rodillas inflamadas, quiero desesperarme, llorar y reir, quiero caer y levantarme y volverme a caer para volver a levantarme porque el día que no me levante no podré experimentar tanto sentimiento encontrado. Simplemente quiero ser libre.
A una semana del Ultratrail de Bandoleros, la carrera más difícil a la que me ve voy a enfrentar de toda mi vida, soy consciente de no llevarla lo preparado que estaba previsto, pero como tenemos la capacidad de elegir, sabré en que momento esta aventura llegará a su fin. Puede ser en el km 30, 60 o 120, pero elegir una decisión acertada, porque el fin de semana siguiente quiero volver a experimentar la libertad.
Tu marcas tu propio límite, lo difícil es saber donde está y aceptarlo con la cabeza alta porque por unas horas has sido dueño de tu destino. Eso sí compañero el fin de semana siguiente quiero volver a verte.

¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre mí

Nombre: Faustino Carmona Guerrero
F. Nacimiento: 19/05/1974
Localidad: Los Palacios (Sevilla)
Código Postal: 41720
Dirección: C/ Alvarez Quintero, 69
Teléfono: 655 804 885
E-mail: desafioviadelaplata@gmail.com
Corriendo al Límite Copyright © 2012 |